Blog

Blu Tack: Feliz 50 Aniversario

Medio siglo de reconocido prestigio

Algunas marcas llevan tanto tiempo con nosotros que parecen acompañarnos desde siempre, lo cual no es cierto. Todas ellas tienen una larga historia a cuestas, todas ellas partieron de cero y todas ellas han tenido que luchar contra numerosos inconvenientes para seguir estando ahí.
Blu Tack es una de esas marcas, y si hoy escribimos sobre ella es porque cumple nada más ni menos que medio siglo de presencia en las aulas de miles de colegios, ayudando a los más pequeños a desarrollar su imaginación y creatividad.

Mucho más que una marca de artículos para la escuela

¿Una marca más de artículos escolares? ¡No, Blu Tack es una gran marca de artículos escolares que, además, ha trascendido la barrera de las aulas y ha aportado su granito de arena al mundo del arte! Ahí están los casos de los artistas plásticos Elizabeth Thompson y Martin Creed, que también han usado los productos de Blu Tack para crear su obra pictórica. Sobre laprimera artista bastará citar la creación de la escultura gigantesca de una araña, para lo que necesitó 4.000 paquetes del producto. El resultado fue una obra de 200 kilogramos, que llegó a exponerse en el zoo de Londres.

¿Por qué el nombre de Blu Tack?

Explicar el nombre de esta marca nos retrotrae forzosamente a su historia, esa historia cargada de esfuerzo y lucha de la que hablábamos al principio.
Debemos ir a 1970. El investigador Alan Holloway, en su intento por desarrollar un producto sellador, dio con un producto inesperado, una suerte de masilla maleable que no cumplía los requisitos como sellador. Podría haberlo desechado y seguir por otro camino, pero cayó en la cuenta de que si bien ese producto no era bueno sellando sí podría tener otras funciones.
¿Y qué tenía de bueno? Como hemos dicho, era maleable y, además, adhesivo, fácil de modelar y de partir. Esto, que era todo lo contrario de lo deseable en un artículo sellador, resultaba no obstante de lo más promisorio. Así que Holloway registró el producto y convirtió un fracaso en un gran éxito.
Y sobre el color: al principio era blanco, pero para que no fuera confundido con un dulce a los ojos de los niños comenzaron a producirlo de color azul (de ahí el nombre, Blu, abreviación de blue).

Técnicamente, perfecto

Desde un punto de vista técnico, debemos comentar que el componente principal de Blu Tack es una substancia inocua que le confiere las propiedades pegajosas, pero que por sí sola harían un producto que se escurriría, algo que no ocurre gracias a que la contrarrestan con minerales y aceites minerales que rebajan sus propiedades adhesivas.
El resultado, com es sabido, es un artículo que puede reutilizarse una y otra vez y que hace las delicias de pequeños y mayores.
50 años en el mercado demuestran que el fracaso de Holloway no podía haber sido más exitoso.

 

Menú